miércoles, 28 de agosto de 2013

VIERNES 23: EL DESENLACE FATAL.

EL CUENTO DE MOVISTAR
Capítulo cuarto: 2ª Parte
LA CAIDA DEL 1004


La hora no la recuerdo, entre las 10:00 y 11:00 AM., suena el móvil, sí, el que tiene los datos y sms secuestrados. Toñi, mi mujer, me pasa el móvil, está asustada. NO SE PUEDE HACER UNA IDEA MOVISTAR el stress, tensión, ansiedad, angustia... que está produciendo con sus actuaciones arbitrarias y haciendo uso y abuso de su prepotencia, de poder, con un dedo, decidir sobre la vida de los demás.

La conversación con el operador, un señor, (por la voz no muy mayor), me paralizó.

POR FIN EL 1004 me llamaba... ¿para qué? Para amenazarnos, para decirnos que cómo habíamos puesto tantos mensajes, que teníamos que pagar...

El ACTO DE AMEDRENTAR lo había conseguido perfectamente.

Pero... no deje hablar.

Pero oiga... me deja hablar. COMO SE NOS HABÍA OCURRIDO HACER USO DE NUESTROS SMS ILIMITADOS.

Sentía que EL EXPROPIESE DE MI MÓVIL me afectaba a mí, a mi vida, a mi persona. 

EL OPERADOR DEL 1004 HABLABA.

Yo callo, lo dejo que me aterrorice con su amenaza.

No le doy juego, por un momento no tiene argumentos para seguir. Y me dice ¿está ahí? Sí, esperando que me permita hablar.

No recuerdo nada más. La esperanza que teníamos, de que todo era un error, desaparece. Y sumidos en la mayor de las desolaciones seguimos andando, como zombis; no podíamos creernos la pesadilla, el tono con el que nos habían hablado. Pena no caer en la cuenta de que cualquier móvil permite grabar la conversación que se está manteniendo, hubiera sido ideal para ponerla en internet.

Y esta es una forma solapada de violencia, de terrorismo: EL OTRO NO ES UN INTERLOCUTOR VALIDO: MOVISTAR IMPONE lo que decide; mi opinión, lo que pienso, porqué actúo... al poderoso, al dictador... NO LE INTERESA. Y el operador del 1004 la ha bordado, podían contratarlo para provocar infartos.

Nos hemos quedado sin habla, apoyados en la pared, en mitad de Recogidas… y pensar que habíamos creído que MOVISTAR habría caído en su error y nos llamaba para rectificar… pero no, seguimos con el acceso a datos y sms intervenido, y con una deuda por algo que teníamos en contrato de 1.115 euros.

CONTINUE THIS STORY OF TERROR

NOTA: SUPRIMIMOS EL COLOR Y LAS IMÁGENES PARA DARLE MAS DRAMATISMO (POR NO LLORAR).


No hay comentarios:

Publicar un comentario